El cuento de hoy nos habla de enfocarnos en todo aquello que nos es útil y saludable y ese bien regalarlo a los demás.

Saber extraer lo útil y saludable para regalar pureza y perfume.

Un joven discípulo paseaba con su maestro cuando, en un momento dado, el discípulo le preguntó:

  • Maestro, ¿qué debo hacer para no sentirme molesto con algunas personas?
  • ¿A qué personas te refieres?
  • A las que hablan demasiado, otras son ingnorantes, algunas son indiferentes, otras mentirosas y otras calumnian. Y todas esas personas despiertan en mí sentimientos de rabia, enfado y sufrimiento.
  • Pues vive como las flores.
  • No le entiendo, maestro. ¿Cómo es vivir como las flores?
  • Fíjate en esas flores -dijo el maestro señalando unas flores al lado del camino-. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas; extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

El maestro, después de una breve pausa, prosiguió:

  • Es justo angustiarse con las propias culpas, pero es de sabios no permitir que los vicios de los demás te incomoden: los defectos de ellos son solamente de ellos y no tuyos, y si no son tuyos no hay motivo para molestarse. Ejercita pues la virtud de rechazar todo lo malo que viene de otros y perfuma la vida de los demás haciendo el bien. Esto es vivir como las flores.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *