“Elige hacerte cargo de tu vida. Este paso te ayuda a reconocer cómo tus elecciones de hoy impactan tus logros de mañana. Tomar el mando y mantenerse en control es una actitud de elección. Es el siguiente paso para convertir la actitud en acción.”

Keith Harrel

Tus hábitos de hoy determinarán tu mañana.

Los hábitos son aquello que acabamos haciendo de manera automática después de haberlas repetido muchas veces y a lo largo del tiempo.

Estos hábitos pueden ser positivos o negativos. Los negativos son los que nos conducen a vivir una vida que no sentimos como buena, ya sea en uno o más aspectos de nuestra existencia.

Los hábitos son el resultado de acciones que elegimos realizar una y otra vez durante un largo período de tiempo. Cuando el hábito se ha consolidado ya no decidimos nosotras, decide él y podemos encender un cigarrillo, bebernos una taza de café, o una bebida de cola de manera casi automática. Tomar consciencia de nuestros hábitos negativos nos va a permitir el poderlos cambiar.


Las decisiones que tomamos hoy definirán los resultados de mañana.

Ahora es el mejor momento para que hagas una lista de aquellos hábitos negativos o tóxicos que tienes integrados para reconocerlos y cambiarlos, ya que ellos tienen una influencia en tu vida mucho más elevada de la que imaginas. 

Una vez los tienes escritos en forma de lista, decide cambiar uno de ellos cada vez. Aunque no hay una norma para decidir por cuál empezar, yo siempre recomiendo hacerlo por los que nos pueden resultar más fáciles, ya que así podremos ver cómo vamos avanzando y esto nos va a servir de estímulo para seguir adelante.

Al ir avanzando paso a paso, tendrás un refuerzo positivo que te estimulará a seguir hacia adelante día a día.


No lo demores más. El mejor momento para cambiar es ahora.

¡Cuidado! No aplaces el inicio del cambio de un hábito negativo por otro de positivo. Si ya has hecho la lista y sabes por cuál quieres empezar, entonces, tal y como he dicho al inicio del apartado anterior, el mejor momento para empezar a realizar el cambio de un hábito negativo por otro positivo es ahora mismo.

Este primer paso no te va a llevar a cambiar este hábito de la noche a la mañana, pero te va acercando a su eliminación, algo que cuando llegue será una gran recompensa para tu bienestar.

Ten en cuenta  que nuestro cerebro es muy ahorrador, él quiere hacer las cosas en modo automático y es por esto que te va a mandar mensajes en forma de excusas para que desistas de cambiar un hábito negativo por otro positivo. Y lo hace porque él hace el máximo de cosas que puede en piloto automático, y cualquier cambio que hagamos le supone entrar en un mundo desconocido al que él le tiene pánico.

En los momentos en que aparecen las excusas es cuando nos tenemos que demostrar a nosotras mismas que realmente estamos al mando de nuestra vida para decidir que no las vas a escuchar y que, amablemente, las dejarás pasar de largo.

Sé, por experiencia, que al principio cuesta bastante, pero, también sé que si superas los primeros obstáculos (que son las excusas), el premio que recibes es de un incalculable valor para tu vida y un empuje muy positivo a tu autoestima.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *