“La ocasión hay que crearla, no esperar a que llegue.”
Francis Bacon
Tú puedes planear y conseguir la vida que deseas.

Quizás te parezca una frase típica de autoayuda. Algunos años atrás también me lo parecía a mí, hasta que decidí probar a ver qué pasaba.

Cualquier aspecto de tu vida que no esté funcionando como a ti te gustaría o como tu desearías, puedes cambiarlo. No de la noche a la mañana, pero lo que sí puedes empezar a hacer es cambiar el enfoque de tu atención y comenzar a sembrar las nuevas semillas que te van a conducir a donde deseas llegar.


El primer paso siempre es el de reconocer y aceptar que no estás bien en uno o más aspectos de tu vida.

Una vez lo tengas bien anotado, es el momento de poner encima de la mesa qué creencias limitantes y qué hábitos negativos tienes instaurados respecto a esto.

Haz una lista con total sinceridad. Estás comunicándote contigo, y a ti no te puedes engañar, además nadie más tiene porqué ver esta lista a menos que tú lo consientas (aunque te recomiendo que no la compartas con nadie, es algo muy tuyo).

Este es un paso muy importante porque te sitúa con total sinceridad en qué punto te encuentras y dónde tienes puesto tu enfoque.


El segundo paso consiste en hacer una lluvia de propuestas de cambio.

Qué hábitos necesitas cambiar para transformar tu vida. Ahora solamente anótalos. Escribe todo lo que se te ocurra.

Deja dormir esta lista por lo menos una noche.

Luego ordena la lista. Pon en primer lugar los cambios que sientes que te van a ser más fáciles de realizar y escribe al final de todo los más difíciles para ti.


El tercer paso es el de empezar a tomar acción enfocada.

Toma el hábito número uno y mira de qué manera puedes cambiarlo por uno positivo. Qué puedes hacer y también si necesitas que alguien te ayude a llevarlo a cabo.

Cada noche, antes de acostarte, escribe en tu libreta la fecha y si has dejado de lado el hábito negativo y lo has cambiado por otro positivo.

Si no ha sido así, escribe qué ha pasado y qué necesitas mejorar o cambiar para lograrlo.

Cuando hago esto, también me gusta poner al lado de la fecha el número de día que llevo con el cambio; por ejemplo:

22 de abril de 2021 / 1r. día que voy andando a la oficina.

23 de abril de 2021/ 2º día que voy andando a la oficina.

Etc.


Ten tu regalo preparado

Cuando llevo 15 días seguidos con el nuevo hábito, empiezo a pensar qué me voy a regalar cuando llegue al día 30. Eso sí, es importante que sean seguidos. Si alguna vez me despisto, empiezo a contar de nuevo. Sé que fastidia, pero te aseguro que es mucho más molesto mantener un viejo hábito insano.

A los 20 días seguidos de mantener un hábito nuevo, puedes añadir un segundo cambio. Sigue los mismos pasos que te he comentado en este artículo.

¡Venga! Te dejo pensando qué te gustaría regalarte para cuando empieces a hacer cambios en tu vida.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *