Esta fábula ilustra los aspectos que debemos tener en cuenta para valorar si algo merece la pena o no que lo tomemos en consideración.

Los tres filtros de Sócrates.

Se cuenta que un día, un joven discípulo de Sócrates oyó habladurías sobre su maestro. Así que rápidamente fue a buscarlo para contarle lo que había oído y le dijo:

  • Maestro, he oído que un amigo suyo habla malévolamente sobre usted y decían que…
  • ¡Espera un momento, muchacho! -le interrumpió Sócrates- Lo que me vas a contar, ¿lo has pasado por los tres filtros?
  • ¿Qué son los tres filtros?
  • El primer filtro es el de la VERDAD. ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decir es cierto?
  • No, maestro. Lo oí comentar a unos vecinos.
  • El segundo filtro es el de la BONDAD. ¿Es bueno para alguien eso que deseas decirme?
  • No, en realidad es todo lo contrario.
  • El tercer filtro es el de la UTILIDAD. ¿Es útil o necesario que yo sepa eso que tanto te inquieta?
  • No, realmente no.
  • Entonces, si lo que deseas decir no es cierto, ni bueno, ni útil, ¿para qué decirlo? No te preocupes y olvídalo.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *