Las deudas emocionales impiden tener una autoestima saludable.

 

Hoy quiero hablarte de las DEUDAS EMOCIONALES. Qué son, por qué te interesa sanarlas y cómo hacerlo.

¡Empecemos!

 

¿Qué es una deuda emocional?

Es un compromiso, no cumplido, que hemos adquirido con nosotras mismas, con otras personas y/o que sean otras personas las que lo hayan contraído con nosotras.

Y, al ser deudas, son compromisos no cumplidos tiempo atrás, en el pasado.

Pueden ser deudas ocurridas en nuestra etapa infantil o más adelante, pero siempre pertenecen al pasado.

El problema está en que para nuestra mente se encuentran en el presente y las revive a menudo, provocándonos sentimientos de culpa, rabia, tristeza, impotencia… que solamente nos perjudican a nosotras.

A menudo son inconscientes, pero como he dicho antes, nos perjudican mucho porque son emociones que no expresamos, que nos las negamos.

Pero esto es similar a barrer y esconder la porquería debajo de la alfombra. No porque no la veamos deja de existir. Y, además, cuando sale a la luz lo hace ensuciándolo todo mucho más de lo que estaba antes.

Por eso es de vital importancia reconocerlas, saldarlas y liberarte de ellas.

 

Ejemplos de deudas emocionales

Contigo misma:

Si de pequeña soñabas con ser pintora, escritora, actriz, cantante… y ese sueño quedó abandonado por tus creencias familiares, por ejemplo, entonces ese sueño no realizado es una deuda emocional que has contraído contigo; en cierta manera y de forma inconsciente sientes que te has traicionado.

Otra deuda emocional que contraemos con nosotras mismas es cuando nos comprometemos a hacer algo y lo vamos postergando hasta que pasa el tiempo y aquello continúa sin hacerse: reanudar los estudios, comer saludablemente, etc.

Deudas emocionales que otras personas contrajeron con nosotras:

Cuando, por ejemplo, en la adolescencia llegaste más tarde a tu casa de lo acordado con tus padres y al llegar a casa ellos estaban sufriendo. En un momento determinado quizás te soltaron la terrible frase: “Con todo lo que hemos hecho por ti y ¿nos pagas así?”. Ahí contrajiste una deuda emocional en forma de chantaje.

Haber sufrido bullying es una deuda emocional.

O cuando te enfadaste con alguien importante para ti y esa persona te dijo cosas que te hirieron y no lo volvisteis a hablar. Esa persona contrajo una deuda emocional contigo.

O podría darse el caso a la inversa, y entonces serías tú la que contrajo la deuda.

También podemos sentir que no estuvimos lo suficiente con personas que ya no están aquí. A veces podemos sentir que no dimos suficientes abrazos, suficientes besos. Esto también es una deuda que arrastramos.

En el audio que encontrarás al final de este artículo encontrarás el ejercicio que te va a permitir saldar deudas emocionales.

 

¿Qué factores ocurren para generar una deuda emocional?

Para que se genere una deuda emocional, tienen que darse como mínimo tres condiciones:

  1. Una imagen que no es real en la actualidad. Es algo que ocurrió en el pasado y que solamente es real en la mente de la persona que siente la deuda.
  2. Que esa imagen y la persona que siente la deuda tengan un vínculo emocional. Cuando se sienten los efectos de esa deuda se desencadenan en ella toda una gama intensa de emociones, que pueden ser de miedo, rabia, impotencia, tristeza…
  3. La persona que siente esa deuda emocional ha adquirido un compromiso con ella. La persona se identifica con la deuda de tal manera que se siente ligada a ella en el futuro, ya sea recordando eso que produjo la deuda como algo que la otra persona le debe o que sea ella misma la que lo debe. Sin este compromiso no hay deuda emocional.

 

Para terminar, quiero comentarte que…

…si es tan importante sacar a la luz y saldar estas deudas, es porque provocan en ti autosabotajes, miedos irracionales, sentimientos de culpa o de vergüenza, etc. Sean los que sean, solamente son veneno emocional para ti y te impiden tener una autoestima saludable.

A continuación te dejo  el audio con la meditación para que te permita, con la práctica, ir saldando deudas emocionales.

 

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *