No puedo darte una fórmula segura para el éxito,
pero puedo darte una para el fracaso:
intenta complacer a todo el mundo todo el tiempo.
Herbert Bayard Swope

He heredado la pasión por los cuentos de mi papá, él siempre me contaba historias, fábulas… y esta frase me recuerda un relato que me explicaba a menudo.

Este cuento explica que un padre y un hijo iban de pueblo en pueblo vendiendo sus mercancías. Un día, el padre le dijo a su hijo que montara encima del burro para que el viaje se le hiciera más cómodo; pero al llegar al primer pueblo, los aldeanos del lugar empezaron a hacer comentarios del tipo:

  ¡Fíjate! ¡Qué vergüenza! El padre que es mucho mayor que su hijo va a pie y su hijo va en burro. ¡El mundo al revés!

Así es que a la salida del pueblo decidieron cambiar, de manera que el padre montó en el burro y el hijo iba caminando. Pero al llegar al siguiente pueblo, la gente del lugar comenzó a decir:

¡Madre mía! ¡Qué padre más desconsiderado! Él va cómodamente encima del burrito y su hijo, pobre, tiene que ir a pie. Desde luego, ¡lo que hay que ver!

Cuando se fueron de ese otro pueblo, el padre le dijo a su hijo que irían los dos encima del burro y así todos contentos; sin embargo, al llegar a otro pueblo, los lugareños exclamaron al verlos:

– ¡Será posible! ¡Pobre animal! Cabalgando por estos caminos con dos personas a cuesta. Hay quién no tiene piedad.

Así es que, finalmente, decidieron bajar los dos del burro y seguir caminando al lado del animal. Cuando llegaron a una aldea próxima, pudieron oír los comentarios burlescos de la gente del lugar:

¡Ja, ja! ¡Fíjate! Tienen un burro y los dos van andando. ¡Menuda estupidez! 

En ese momento el padre se dio cuenta que debían hacer lo que a ellos les pareciera correcto y no permitir que las opiniones críticas de la gente les influyeran en sus decisiones. Le quedó claro que es imposible complacer o gustar a todo el mundo.

Así es que te propongo que te apliques el cuento y no actúes sólo para complacer a todo el mundo ya que esto es imposible y supone un desgaste emocional considerable.

Si quieres contactar conmigo rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *