“Nada iba a distraerme de la meta. Ningún trabajo, ninguna relación, nada.”

Arnold Schwarzenegger

Si tú no das prioridad a tu meta, no puedes esperar que nadie se la dé por ti.

Si bien el enfoque es clave para poder alcanzar cualquier objetivo que nos propongamos, primero es imprescindible saber cuál es la meta que deseamos alcanzar; y una vez la tenemos, lo siguiente es tener un deseo ardiente por lograrla. Sin estos otros ingredientes previos, es difícil poder mantener el enfoque adecuado para alcanzar cualquier meta que deseemos lograr.

Cuando tenemos un proyecto, algo que deseamos lograr, ya tenemos un objetivo, una meta que alcanzar; lo siguiente es valorar cuánto queremos realmente hacer realidad este sueño. La respuesta a esta pregunta tiene que provocarte esa sensación de tener mariposas en el estómago, es decir, sentir un deseo ardiente por lograrlo, porque a lo largo del recorrido hasta llegar a la meta, van a aparecer obstáculos que, sin el deseo ardiente y el enfoque adecuados, te costará muchísimo más superarlos.


Planificar tu ruta para corregir los desvíos del camino.

Cuando ya tenemos claro adónde queremos llegar, cuál es nuestro objetivo, ha llegado el momento de planificar las acciones a realizar para poder seguir nuestro camino hacia la meta que deseamos. Esto nos va a permitir saber qué acciones vamos a ir realizando cada día e ir corrigiendo las pequeñas desviaciones que se puedan producir.

Una vez leí que todos los aviones, a pesar de tener un aeropuerto de salida (sería el lugar en el que te encuentras ahora) y saber en cuál van a aterrizar (tu meta deseada), a lo largo de su ruta se encuentran con pequeñas desviaciones del camino que, si no las van corrigiendo, poco a poco, el avión aterrizaría en un punto muy alejado del destino que tenía planificado.

Cuando nos volcamos a alcanzar nuestro objetivo vamos a tener que superar pequeños obstáculos diarios, y si no los vamos solucionando día a día, llegará un momento en el que nos alejaremos tanto de nuestra meta que habremos perdido el enfoque.


Cuidado con las distracciones.

Si en cualquier época ha sido importante planificar y mantener el enfoque para llevar a cabo un proyecto, en la que estamos viviendo actualmente lo es mucho más porque tenemos un exceso de elementos de distracción, y el principal acostumbramos a llevarlo siempre encima: el móvil. 

En él tenemos el acceso a las redes sociales (tanto Whatsapp como Telegram, lo son también). Yo misma, a menudo entro a mi cuenta de Instagram para consultar o publicar algo y si no estoy atenta me desaparece media hora de mi jornada mirando publicaciones sobre animalitos graciosos. Eso es algo que procuro guardar para momentos de ocio y no de trabajo. Lo mismo ocurre con las llamadas y los mensajes. Es importante silenciar o directamente apagar el teléfono cuando estamos trabajando en nuestro proyecto, porque si no lo hacemos lo más probable es que nos terminemos desenfocando; además, se nos escapará un montón de tiempo y luego no entenderemos ni en qué ni qué ha pasado con él.

Si estás desarrollando tu proyecto en tu casa, es importante que hables con tu familia para pedirles que sean muy respetuosos con tu trabajo y que no te interrumpan los momentos en que estás concentrada en él.

Si tienes criaturas pequeñas y no tienes con quien dejarlas, aprovecha los ratos que duermen para trabajar.

También puedes pedir a un familiar o a alguna amistad si pueden cuidar de ellas un par de horas al día. Si lo pides, seguro que encontrarás a alguien encantada de hacerlo.

Para terminar, recordarte que es importante ponerte en primer lugar. Tu proyecto es tan o más importante que cualquier otra actividad y si tú no le das la prioridad que se merece no puedes esperar que nadie se la dé por ti.

Quizás al principio pueda conllevar una cierta dificultad el hecho de hacerlo así, pero verás como, poco a poco y si vas perseverando tanto tú como las personas de tu alrededor, entenderán la importancia de poner los objetivos diarios a cumplir en un puesto preferente de tu agenda.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *