“Una persona con una inteligencia emocional cultivada tiene muchas más posibilidades de resolver situaciones complicadas que se le presenten en la vida que una persona con un coeficiente intelectual elevado pero que, en cambio, no sepa gestionar bien sus emociones.”

Janet Recasens

Además de ser una herramienta muy poderosa en nuestra vida, la inteligencia emocional podemos adquirirla sea cuál sea la edad que tengamos y las circunstancias con las que nos encontremos.

Aprender a gestionar nuestras emociones es clave para vivir una vida plena y armónica. 

Piensa por unos instantes en la imagen de un cerebro. Seguro que recuerdas que se encuentra dividido en dos partes, el hemisferio derecho que se ocupa de la creatividad y las emociones y el izquierdo se encarga de la lógica.


¿Por qué es tan importante tener inteligencia emocional?

Porque nos permite expresar nuestras emociones en el contexto y el momento adecuados, evitando que la ira, por ejemplo, nos asalte en el instante menos esperado y ocurra que luego pensemos: “¡Madre mía! No sé qué me ha pasado. No había para tanto” o que, en un momento de rabia descontrolada, digamos cosas desagradables a personas queridas, cosas que no sentimos realmente, pero que duelen a quien las dice y a quien las recibe.

Estas situaciones se pueden evitar cuando vamos trabajando en la gestión de nuestras emociones. Las emociones nos ayudan a adaptarnos al medio en el que vivimos y tienen un papel muy importante en nuestro bienestar. Para ello necesitamos poder expresar saludablemente las emociones cuando se presentan; “saludablemente” significa que si yo me enfado con alguien o por algo, lo expreso, lo digo en ese momento y no lo reprimo, porque cuando me lo guardo dentro, tarde o temprano, esa ira reprimida saldrá como si fuera el resultado de una erupción volcánica.


Algunas ideas para empezar a gestionar (que no reprimir) tus emociones.

1.     El diario emocional.

Si has leído más de un artículo de este blog, verás que el diario emocional sale una y otra vez.

Es una herramienta clave de autoconocimiento que nos va a ayudar a identificar qué emoción nos domina y acostumbra a mostrarse de manera más descontrolada.

Escribe en un cuaderno las cosas que te han ocurrido a lo largo del día desde un punto de vista emocional. Cómo te has sentido.

2. No te critiques. 

Estás aquí para comprenderte y poder corregir todas esas emociones descontroladas que te hacen sufrir en más de una ocasión. Destapa qué emoción es la predominante en tu vida para poder trabajar en ella más adelante.

Pero no te critiques, tú no tienes la culpa ya que nunca te enseñaron cómo gestionar tus emociones de manera inteligente.

3. Escribe cómo te sientes.

En el mismo cuaderno escribe cómo te sientes respecto a lo que has escrito en tu diario, reescribe lo que sucedió, pero ahora hazlo como si hubieras expresado tus emociones de manera saludable para ti.

Recuerda que todo es un proceso y todo necesita su tiempo. Ten mucha paciencia y mucho amor contigo.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *