“La diferencia entre lo imposible y lo posible radica en la determinación de la persona.”
Tommy Lasorda
Tomar acción y perseverar.

Tener talento y buenas ideas es algo muy importante para alcanzar nuestros sueños, pero si no tomamos la decisión de empezar a trabajar en ello para lograr lo que deseamos ni perseveramos hasta llegar a la meta anhelada, no lo conseguiremos.

Si no actuamos, si no decidimos tomar acción no alcanzaremos a materializar nuestros sueños ni a desarrollar nuestros talentos.

Una vez decidimos que vamos a tomar acción, el siguiente paso es el de planificar cómo lo vamos a hacer, qué paso daremos cada día para acercarnos a aquello que queremos alcanzar. Esto es muy importante porque es lo que nos va a permitir tener la disciplina para llevar a cabo las acciones diarias, y además nos va a ayudar a ser perseverantes, a no rendirnos antes de tiempo.

El éxito llega gracias a la suma de tener unos objetivos diarios bien definidos, la disciplina adecuada y la perseverancia que nos va a permitir resistir con fuerza hasta llegar a la meta deseada.

Por ejemplo, cada vez que siento la inspiración de escribir un nuevo libro o preparar una formación concreta, lo primero que hago es escribir cuándo me gustaría tenerlos acabados. Es muy importante ser realistas en este paso porque si me fijo un objetivo demasiado elevado, me va a resultar casi imposible alcanzarlo y será más fácil que me rinda; si yo tengo una nueva idea para un libro me voy a fijar una fecha para tenerlo terminado que sea realista, como por ejemplo, dentro de tres meses haber escrito el borrador del mismo.

En el momento que me nace la idea y que ya tengo clara la fecha en que voy a tenerlo terminado, lo siguiente es construir el cómo voy a hacerlo, el definir qué voy a hacer cada día hasta que logre tener el proyecto terminado. También es imprescindible definir qué tengo qué hacer o qué tengo que aprender para conseguir hacerlo lo mejor posible.

Este es un paso en el que yo utilizo esas pequeñas hojas de papel autoadhesivo de varias dimensiones, formas y colores que nos sirven para dejarnos mensajes de recordatorios (antes utilizaba fichas, pero ahora me va mucho mejor usar estos papelitos).

Voy escribiendo la estructura de lo que voy a realizar en estos papelitos; luego, cuando siento que ya lo tengo todo, los empiezo a poner en el orden que considero.

Esto me sirve para tener la claridad de saber qué necesito hacer cada día para llegar a terminar mis proyectos y, algo muy importante, me evita caer en la procrastinación, ya que cada noche, antes de acostarme, repaso cómo ha ido con mi tarea diaria. Si la he hecho, me siento muy bien; si no la he hecho, me quedo meditando el motivo. Quizás no lo he hecho por pereza o porque me he encontrado con una dificultad que no he sabido superar o no me he encontrado bien o lo que sea. Esto lo hago, no para reñirme, sino para tomar conciencia de cuáles son mis limitaciones ya que es una manera que a mí me ayuda a corregirlas y, día a día, me permite ir mejorando.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *