“No juzgues cada día por la cosecha que cosechas, sino por las semillas que siembras.”

Robert Louis Stevenson

Tu futuro será el resultado de tus hábitos del presente.

¿Algo no va bien en tu vida? ¿No tienes los resultados que deseas? Entonces revisa qué hábitos has adquirido al respecto, porque los resultados que tienes ahora se corresponden a las semillas, en forma de hábitos, que sembraste en el pasado.

Si quieres tener resultados distintos, tienes que adquirir nuevos hábitos, nuevas relaciones que se correspondan a lo que deseas alcanzar.

En el mundo de la agricultura queda muy claro: si queremos recoger tomates sembraremos semillas de tomate para que crezcan tomateras, pero si sembramos semillas de calabacín y esperamos recoger tomates, nos llevaremos una sorpresa.

Eso mismo hacemos con nuestra vida, sembramos pensamientos de miedo y de inseguridad, adquirimos hábitos que nos perjudican y luego nos sorprendemos de los resultados que tenemos en nuestra vida.

Sé muy sincera contigo misma, pon encima de la mesa esos hábitos que te llevan a tener resultados que no deseas y cámbialos por otros que sí te permitan recoger el fruto que ansías.

Si quieres saber cómo transformar tus hábitos nocivos por otros positivos, te invito a que leas mi artículo Cómo transformar hábitos negativos en positivos.

Recuerda que cualquier cambio que desees hacer en tu vida, requiere de constancia y mucha paciencia contigo misma. Haz este camino con mucho amor hacia ti. ¡Te lo mereces!


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *