El cuento de hoy es un cuento Zen, cortísimo, para ilustrarnos que todo camino, toda verdad, toda consciencia está en cada una de las personas, aquí y ahora, solo hay que despertar.

No hay un camino, el camino somos nosotros. No hay una entrada, la entrada está en cada uno de nosotros.

El maestro Gensha fue visitado un día por un monje que queria saber dónde estaba la entrada al camino de la verdad. Gensha le preguntó:

  • Mira el arroyo. ¿Oyes su murmullo?
  • Sí, maestro. Lo oigo.
  • Pues allí está la entrada.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *