«Simplemente tienes que poner un pie delante del otro y seguir adelante.»

George Lucas

Traza un plan por escrito y lograrás todo lo que te propongas.

Cuando deseas alcanzar una meta es imprescindible que des un primer paso que te lleve hacia ella, y no puede ser un paso cualquiera, tiene que ser uno que te vaya acercando a donde quieres llegar y para ello es vital que traces un plan adecuado.

Una vez tienes claridad sobre lo que deseas lograr (hacer ejercicio físico, una dieta equilibrada, escribir un libro, etc.), para que puedas llevarlo a buen término necesitas crear un plan de realización, o dicho de otra manera, tener una intención como la de uno de los grupos de 248 personas voluntarias que se prestaron a realizar un estudio en Gran Bretaña en el año 2001.

¿Control? ¿Motivación? ¿Intención? ¿Cuál de ellos es la clave que nos empuja a seguir adelante con un nuevo hábito?

En este estudio realizado en Gran Bretaña, se pidió la colaboración de 248 personas a las que dividieron en tres grupos: el primer grupo o grupo de control; el segundo grupo o grupo de motivación y el tercer grupo o grupo de intención.

      Grupo de control:

A las personas que pertenecían a este grupo se les pidió solamente que llevaran un registro de las veces que hacían ejercicio. Nada más.

      Grupo de motivación:

A las personas de este grupo, se les pidió un poquito más. Además de llevar un registro de las veces que hacían ejercicio, también les dijeron que leyeran todo el material que pudieran sobre los beneficios de realizar ejercicio físico. Además, este grupo recibió una serie de explicaciones sobre las ventajas de practicar ejercicio para nuestra salud (reducción de enfermedades coronarias, entre otras).

      Grupo de intención:

En un principio, este grupo recibió las mismas informaciones que el anterior, pero, además, se les indicó que llevaran un plan sobre cuándo y dónde harían el ejercicio durante la próxima semana.

Les dijeron que cada persona debía especificar el día, la hora, el lugar y recitar una afirmación. Sería algo como esto:

El día o los días XXX a las XX:XX horas en tal sitio haré XXX.

Por ejemplo: “El martes 29 de diciembre a las 9:30 de la mañana haré 15 minutos de ejercicio en el salón de mi casa.”

Conclusiones finales del estudio

Los resultados fueron que entre el 35 y el 38% de las personas de los dos primeros grupos (el de control y el de motivación) realizaron ejercicio por lo menos una vez a la semana.

A pesar de que al segundo grupo se le había dado una motivación que no tenía el primero, obtuvieron resultados muy similares; en cambio, es destacable que el 91% de las personas del tercer grupo (el de la intención) a las que se les había pedido que llevaran una planificación y realizaran una afirmación sobre la misma, habían hecho ejercicio un mínimo de una vez a la semana.

La diferencia más importante de entre todos los grupos fue la de que el de más éxito compuso una planificación por escrito de qué iba a hacer, cuándo y cómo.

Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *