El cuento de hoy trata de aprender a soltar las preocupaciones diarias. No es tarea fácil, pero con la práctica nos permitirá disfrutar el presente y mejorar nuestra vida.

Tu árbol de las preocupaciones te ayudará a soltarlas.

Un rico comerciante quiso restaurar su antigua casa en el campo y para ello contrató a un carpintero.

Pasados unos días, fue a supervisar los trabajos de restauración y se encontró con que el carpintero había tenido algunos problemas que le habían retrasado el trabajo. Incluso se le acababa de estropear la furgoneta y no pudo ir a buscar los materiales que necesitaba.

Acabada la jornada laboral, el comerciante se ofreció para llevarle en coche a su casa puesto que el carpintero no disponía de vehiculo. Todo el trayecto el carpintero estuvo de mal humor, callado y preocupado; sin embargo, agradecido, le invitó a cenar y a que conociera su familia.

Antes de entrar, el carpintero se detuvo ante un árbol que estaba cerca de la entrada de la casa y lo tocó suavemente unos minutos.

Una vez dentro, el comerciante se sorprendió porque el carpintero parecía otra persona, se transformó en una persona alegre y chistosa. Fue una velada muy amena y animada. Al terminar, el carpintero acompañó al comerciante a su coche y, al pasar por delante del árbol, el comerciante le preguntó:

  • ¿Qué tiene de especial este árbol? Antes he visto cómo lo ha tocado y usted se ha transformado.
  • Este es el árbol de las preocupaciones. Verá, yo no puedo evitar tener preocupaciones en el trabajo, pero sí puedo evitar llevármelas a casa. Cada día, antes de entrar, toco el tronco del árbol y las dejo ahí, como si estuvieran colgadas, y cada mañana al salir, las recojo. Lo curioso es que cada mañana encuentro menos motivos por los que preocuparme que los que dejé el día anterior.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *