Este es un cuento corto de Jorge Bucay que habla de amor y respeto, y que empieza en un reino donde su rey buscaba un marido para la princesa, su bella hija, y que ninguno de los pretendientes que él le proponía era de su agrado.

El amor y el respeto empiezan por uno mismo.

Después de discusiones, la princesa accedió a casarse con quien fuera verdaderamente digno de ella y además la amase, y para ello puso una condición: eligiría a uno de entre los que fueran capaces de permanecer 365 días al lado de la pared de su palacio sin separarse de ese muro en ningún momento.

Empezaron el 1 de enero, y se presentaron centenares de pretendientes, pero con el frío y las heladas muchos abandonaron, otros tantos marcharon cuando llegó el insoportable calor, y algunos más se fueron cuando el frío y la lluvia volvieron.

Finalmente, solo quedó uno, y la princesa, ya en diciembre, disfrazada para que no la reconociera, se le acercó con el pretexto de ofrecerle comida y agua. Ella pensó que realmente él la quería, puesto que era capaz de soportar durante tanto tiempo toda esa penuria. También le había mirado a los ojos y vio en ellos una mirada sincera.

La princesa estaba feliz porque al fin había encontrado a alguien que la quería, y el rey empezó a organizar los preparativos para la boda.

Cuando faltaba solamente una noche, la del 31 de diciembre, el pretendiente marchó y se fue a su casa. Su madre le preguntó al verle:

  • ¿Por qué has abandonado ahora? Tú siempre has estado enamorado de la princesa, solamente una noche más y te podrías haber casado con ella.
  • Pues porque hoy me he enterado de que me había visto, de que habíamos hablado, de que ya me había elegido, y de que se lo había dicho a su padre. Pero, a pesar de tener esa decisión tomada, ha sido incapaz de ahorrarme una noche de sufrimiento. Entonces, alguien que no es capaz de evitarme aunque sea un poco de sufrimiento, no merece mi amor, ¿no te parece, mamá?

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *