Solo hay una manera de solucionar un problema: afrontarlo y actuar.

El cuento de hoy nos interpela a tomar acción ante un problema, ya que a veces le damos vueltas y vueltas, lo contemplamos, lo comentamos, nos quejamos, e incluso nos acomodamos a él.

En un momasterio zen, los encargados de administrarlo eran un gran maestro y un guardián. Ellos dos hacían que todo funcionara bien.

Un día el guardián murió, y el gran maestro debía buscar un sustituto que fuera merecedor de ese honor. Así que reunió a todos sus discípulos y les dijo:

  • Les voy a presentar un problema. Aquel que primero lo resuelva, será el nuevo guardián del templo.

Entonces situó un banco de madera en el centro de la sala y sobre el banco puso un precioso florero de la más fina porcelana, depositando dentro una bella rosa roja. Una vez hecho esto dijo:

  • Aquí tienen el problema.

Los discípulos, perplejos ante esa situación, observaron el banco, contemplaron detalladamente el delicado florero y la hermosa rosa que contenía, pero no tenían ni idea de qué hacer porque no entendían el enigma. Analizaban y le daban vueltas a esa situación pero no daban con la respuesta.

Pasados unos minutos, uno de los discípulos se adelantó, miró al maestro, se acercó al banco con determinación, cogió el florero y lo puso en el suelo. Entonces el gran maestro dijo:

  • Usted es el nuevo guardián de nuestro monasterio. Yo fui muy claro cuando les dije que estaban ante un problema. No importa cuán bellos y fascinantes sean los problemas, hay que resolverlos. Puede tratarse de un jarrón de porcelana muy raro, como también de un bello amor que ya no tiene sentido, o un camino que debemos abandonar pero que insistimos en recorrer porque nos trae comodidades. Solamente existe una manera de lidiar con los problemas, y es afrontarlos. En esos momentos no podemos tener piedad, ni dejarnos tentar por el lado fascinante que pueda llevar consigo cualquier conflicto.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *