Qué son las neuronas espejo.

Las neuronas espejo tienen como función la de imitar comportamientos de otras personas sin que seas consciente de ello; por esto, a veces, repites maneras de actuar de tus padres a pesar de que quizás te hubieras dicho alguna vez que tú esto no lo harías jamás; o en algún momento has imitado la manera de vestir e incluso de expresarse de alguna persona que admiras; pues las células nerviosas responsables de todo esto son tus neuronas espejo.

Las neuronas espejo imitan el comportamiento de las personas que nos rodean.

Estas neuronas las descubrió, en el año 1996, el profesor Giacomo Rizzolatti, neurólogo y gran estudioso del cerebro.

Se las llama espejo porque tienen la capacidad de hacer que nuestro cerebro reproduzca la información que recibe de su entorno como si fuera un espejo.  Recuerda las veces que has asistido a un concierto o a un partido de fútbol y te encuentras rodeada de personas entusiasmadas que aplauden, ríen, gritan, saltan, bailan… y finalmente tú terminas aplaudiendo, riendo, gritando, saltando, bailando… Es por el trabajo de tus neuronas espejo que imitan el comportamiento de las personas que te rodean; por este motivo se considera que estas neuronas tienen una función importante en el desarrollo de la socialización.

Se encargan de mandar al cerebro información sobre el mundo exterior y tienen una función muy importante en nuestro camino de aprendizaje y en nuestra capacidad emocional, es decir, gracias a las neuronas espejo somos capaces de sentir empatía por los demás seres vivos. ¿No te ha ocurrido nunca que ves llorar a una persona y a ti te vienen ganas de llorar también? O, tal como he comentado más arriba, seguro que te has reído a carcajadas sin más motivo que el de conectar con una persona que está riendo; todo esto es gracias a la función de las neuronas espejo.


Las neuronas espejo captan e interpretan el lenguaje no verbal.

Estas son capaces de captar y descifrar el lenguaje corporal, especialmente la gesticulación de nuestras manos al hablar.

También pueden interpretar e imitar aspectos relacionados con las emociones por su vínculo con el sistema límbico (es el que participa en la formación de la memoria, el dominio de las emociones, en varios puntos referentes a la conducta, la supervivencia y el aprendizaje, entre otras cosas).

Las personas que son grandes observadoras tienen más desarrollada la capacidad de empatizar con las demás porque tienen sus neuronas espejos más activadas. 

Rodearte de personas alegres y con buen humor hace que tus neuronas espejo reaccionen de la misma manera.

Por qué se las conoce también con el nombre de “neuronas Gandhi”.

Porque estas neuronas, al facilitarnos la empatía, favorecen el entendimiento y la complicidad entre las personas. ¿No te ha pasado nunca que estás con una persona que bosteza y acabas bostezando tú también aunque no tengas ni sueño ni hambre? Esto es a causa de las neuronas espejo que nos permiten, además de reconocer las gesticulaciones de las demás personas, entenderlas e interpretarlas. Esto es clave para desarrollar la empatía y, por tanto, favorece las relaciones sociales.


Las neuronas espejo nos ayudan a lograr nuestros objetivos.

Algo que es muy potente a la hora de conseguir objetivos es la capacidad de visualizar.

Cuando nos sentamos un rato cada día (no es necesario hacerlo en estado meditativo) y, como si fuera un juego, nos ponemos a visualizar aquello que deseamos lograr y conseguimos conectar desde la emoción con esa meta, ponemos toda nuestra energía para lograrlo.

La visualización es una técnica que se utiliza para facilitar el logro de objetivos ya sean personales, deportivos, profesionales o de cualquier otro tipo y es como un juego; de hecho, para mí es importante que lo tomemos como un juego divertido.

La visualización consiste en imaginar o soñar despierta aquello que deseas lograr y puedes ayudarte de fotografías, dibujos, objetos, olores… que te permitan conectar con mayor facilidad con aquello que deseas lograr.

Disfrútalo como un juego, puedes hacerlo con los ojos abiertos o cerrados, esto dependerá de tu capacidad para imaginar. Ten en cuenta que esto es una práctica y como tal, requiere su dedicación. Si te consideras una persona poco imaginativa, las primeras veces que intentes visualizar quizás te cueste más que a una persona que sueña con los ojos abiertos; pero si insistes, verás que lo terminas logrando.

Es un proceso creativo muy divertido y efectivo siempre y cuando lo acompañemos de las acciones necesarias para materializar lo soñado. Es un refuerzo, no un sustituto del trabajo a realizar.

Algo muy agradable del proceso de visualización es cuando dibujamos o recopilamos imágenes de aquello que queremos conseguir. El dibujar (no importa si dibujas bien o mal, nadie te va a evaluar) y pintar con colores es algo que ayuda muchísimo a relajarnos y a divertirnos.


Esto es todo por hoy.

Muchas gracias por leerme.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.