No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta.

Vincent Van Gogh

¿Qué es tu diario emocional?

Es una de las herramientas más potentes de autoconocimiento con la que puedes contar.

Consiste en llevar tu día a día a nivel de emociones de la siguiente manera:  al final del día, anota las cosas más relevantes que has vivido y, lo más importante, escribe cómo te has sentido, cómo se ha comportado tu cuerpo (has enrojecido, has temblado de rabia o de vergüenza…) y cómo has reaccionado.

Luego destaca las palabras que tengan que ver con las emociones con un rotulador fosforescente o simplemente subrayándolas con un color distinto al que utilizas para escribir en tu diario (ira, miedo, sorpresa, tristeza, celos, culpa, orgullo, vergüenza, desprecio, odio, sufrimiento, amargura, angustia, ansiedad, decepción, derrota, desaliento, dolor…); escribe con total sinceridad y con total libertad. No es ni el espacio ni el momento de ser políticamente correcta.


¿Para qué sirve este diario?

La finalidad de este registro diario es el de ir descubriendo qué pasa en tu mundo emocional y qué puedes ir corrigiendo para empezar a construir una gestión inteligente de las emociones e ir liberándote de aquellas reacciones descontroladas que te hacen sentir mal porque en algunos momentos te hacen decir cosas que no deseas, pero que una vez han salido de tu boca ya no hay marcha atrás. Además, cuando sucede esto normalmente sueles pasarte días y días dando mil vueltas a aquel hecho y, cada vez que lo haces, te vuelves a sentir muy mal. Entras en una espiral de la que resulta difícil salir.


¿Cómo llevar tu diario de las emociones?

  • Escribe tu día desde un punto de vista emocional 

Esto quiere decir que lo importante no es lo que te ha pasado o lo que «te ha dicho» o «te ha hecho» alguien; sino cómo te has sentido respecto a las diversas situaciones vividas a lo largo del día: ¿Te has enfadado porque tal persona ha hecho un comentario sobre ti o sobre tu trabajo? ¿Te has angustiado porque has notado que te miraban mal? ¿Has explotado ante una situación o te has entristecido por algo?

EL MOTIVO ES LO MENOS IMPORTANTE, LO IMPORTANTE ES QUE CONECTES CON LA EMOCIÓN QUE TE HA DOMINADO EN AQUELLA SITUACIÓN. Y QUE PUEDAS IDENTIFICAR CUÁL HA SIDO LA EMOCIÓN QUE SE HA APODERADO DE TI. 

Escribe tu día desde un punto de vista emocional.
  • Relee el diario cada semana

Y mientras lo haces, presta atención a qué emoción se repite más (las detectarás fácilmente si, tal y cómo te he propuesto antes, las has ido marcando con un color distinto) y cuál no se repite (la alegría es una de las emociones básicas, ¿cuántas veces has escrito que has sentido emociones positivas como alegría, admiración, ilusión, pasión…?).

En una hoja aparte escribe qué emociones de las que tienes escritas en el cuaderno son negativas para ti. ¡Cuidado! Hay quien considera la ira como una emoción negativa pero, cuando hacemos un buen uso de ella, nos sirve para poner límites y para hacernos respetar. El problema de la ira y de las emociones en general es cuando salen de manera incontrolada, por eso es tan importante que vayamos trabajando la gestión inteligente de nuestras emociones.


Para terminar

Conecta contigo y en cómo te sientes cuando revives estas emociones. Ahora que lo puedes mirar en la distancia, ¿te sientes satisfecha de cómo has actuado, o todo lo contrario? 

El ejercicio continúa con la expresión de lo que todavía te duele o que te causó dolor en su momento. No se trata de juzgar ni de hacer reproches, sino de enfocarte en ti y en cómo te sientes respecto a este conflicto.

Antes de hacer el ejercicio, dedícate unos momentos a observar tu respiración, a contemplar lo que te rodea, a conectar contigo. Y, desde esta pausa, valora por qué crees que hay una emoción que se repite mucho más que las demás y por qué otras no aparecen nunca. Y, sobre todo, ¿QUÉ PUEDES HACER PARA IR CAMBIANDO AQUELLAS EXPLOSIONES EMOCIONALES QUE TE HACEN SUFRIR? Te recomiendo que hagas una LLUVIA DE IDEAS y que después elijas las que son viables para ti o no, y por las acciones que puedes empezar primero.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *