“Pequeñas obras realizadas son mejores que las grandes obras previstas.”

Peter Marshall

Hay que pasar a la acción para llegar a una meta, sino los proyectos se quedan en eso, proyectos.

Con frecuencia, cuando queremos lograr algo nos fijamos en el gran objetivo que deseamos alcanzar, entonces lo vemos casi inalcanzable, nos asustamos y desistimos; por eso en coaching trabajamos dividiendo estas grandes metas en pequeños objetivos diarios que sean específicos y concretos, medibles, alcanzables, realistas y, sobre todo, con fecha de realización.


Preguntas que te van a ayudar a concretar tus objetivos.

¿Cuál es tu objetivo?, ¿es realista?, ¿es realizable?, si es que sí escribe qué dificultades crees que te puedes encontrar en tu camino para lograrlo.

¿Has intentado llevar a cabo este objetivo otras veces? Si es que sí, entonces respóndete la siguiente pregunta: ¿qué te faltó para lograrlo? En este momento, ¿puedes resolver esto que te faltó? ¿A qué distancia te encuentras ahora mismo de tu objetivo?


Comprométete con tu objetivo y contigo misma.

¿Cuál es el paso que vas a dar hoy para acercarte a tu objetivo? ¿Y en los próximos días? ¿Puedes poner una fecha de realización a cada acción? ¿Cómo sabrás que has logrado el resultado deseado? ¿Qué apoyo necesitas y de quién? ¿Cómo obtendrás este soporte? ¿Cuáles son los pros y contras de los pasos que has decidido dar? ¿Existen otras alternativas que se pueden considerar? ¿Cuáles son los motivos que te van a llevar a la acción y a ser perseverante?

Las preguntas son muy poderosas y nos sacuden para que actuemos y llevemos nuestros objetivos deseados a la realidad.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *