El elefante encadenado se rindió, no lo hagas tú.

 

El elefante encadenado” es un cuento corto de Jorge Bucay narrado en primera persona. Es una reflexión sobre las consecuencias de las creencias limitantes, de no perseverar, de darse por vencido y no seguir intentando alcanzar nuestros objetivos, aunque la experiencia que tengamos nos diga lo contrario.

Esta historia tiene lugar en una ciudad a la que un día llegó un circo.

Un niño y su padre se acercaron para ver a los animales, y el niño se fijó en un imponente elefante que estaba atado por una de sus patas, mediante una cadena, a una pequeña estaca de madera apenas clavada en el suelo.

El niño, intrigado, le preguntó a su padre:

  • ¿Por qué no escapa el elefante, papá? Él es muy grande y fuerte, y la estaca es pequeña. ¿Por qué sigue atado?
  • Porque él no cree tener la fuerza suficiente para arrancar la estaca -respondió su padre.
  • No lo entiendo, papá -replicó.
  • Mira, hijo, seguramente lo ataron cuando era muy pequeñito, y él intentaría liberarse una y otra vez, cada día, cada semana, cada mes, hasta que un fatídico día se rindió y dejó de intentarlo. Ahora es grande y fuerte, pero sigue pensando que no tiene la fuerza suficiente para liberarse, cree que esa estaca y la cadena que lo aprisiona son más poderosas que él.

 

¿Has dejado de intentar liberarte de algo que te oprime? Pensar “No puedo y nunca podré” es lo que nos resta libertad y nos mantiene atados a nuestras “estacas”. Si hoy no conseguimos liberarnos, tal vez sea mañana, y si no, será pasado mañana.

El elefante encadenado se rindió, no lo hagas tú. Libérate de tus estacas.

 

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *