Del cuento hindú «Sé como un muerto».

 

El cuento de hoy, que es de la Índia, habla de protegernos de los comentarios externos para mantener la paz interior.

Se cuenta que un discípulo le preguntó a su maestro, mientras paseaban cerca de un cementerio, que cómo lo hacía para mantenerse siempre sosegado y emanando paz interior. El maestro le dijo:

  • ¿Ves el cementerio? Entra y grita, todo lo alto que puedas, todo tipo de insultos e improperios a los muertos. Cuando no se te ocurran más, vuelve.

El discípulo, obediente, así lo hizo. Cuando regresó, el maestro le preguntó:

  • ¿Qué te han respondido los muertos?
  • Nada, maestro. Solo silencio.
  • Vuelve a entrar, pero esta vez en lugar de insultos dedícales todos los halagos y elogios que se te ocurran, y luego vuelve.

El muchacho lo hizo y al volver el maestro le preguntó de nuevo:

  • ¿Qué te han respondido los muertos?
  • Nada, maestro. Otra vez silencio.
  • Así debes ser tú: indiferente, como un muerto, a los halagos, a los insultos y a las críticas de los demás.

El maestro, viendo a su discípulo pensativo, añadió:

  • Entiende que quien hoy te halaga mañana te puede insultar o criticar, y quien hoy te critica mañana te puede halagar. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos. Permanece en ti mismo más allá de unos y de otros.

 

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *