El de hoy es un cortísimo cuento zen que nos habla de centrarnos en el presente.

Vive el presente, la vida es un presente continuo. Podemos pensar en el futuro, pero estamos en el presente; podemos pensar en el pasado, pero estamos en el presente.

Un discípulo le preguntó a su maestro:

  • ¿Cuál es la mayor incongruencia de los seres humanos?

Y su sabio maestro respondió:

  • Que piensan siempre lo contrario. Verás. Tienen prisa por crecer, pero después se lamentan por su infancia perdida. Pierden la salud para tener dinero, pero después pierden el dinero para tener salud. Se enfocan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente, por lo que no viven ni el presente ni el futuro. Y viven como si nunca fueran a morir, pero mueren como si no hubiesen vivido.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *