Esta historia nos ayuda a reflexionar sobre cómo hacemos las cosas. Nos dice que hoy tenemos el resultado de lo que hicimos ayer, y nos interpela a hacer hoy las cosas lo mejor que podamos puesto que mañana obtendremos el resultado de lo que hayamos construído hoy. Es decir, nuestra vida hoy es el resultado de nuestras actitudes y elecciones del pasado, y nuestra vida de mañana será el resultado de nuestras actitudes y elecciones de hoy.

Pon el corazón en todo y pinta hoy tu mejor futuro.

Un maestro de la construcción, buen trabajador y bien considerado, decidió jubilarse puesto que ya se veía mayor. Después de hablarlo con su familia, se lo hizo saber a su jefe:

  • Ahora que acabo de terminar el último encargo que me hizo la empresa, le comunico que con la edad que tengo deseo jubilarme. Sé que echaré de menos mi sueldo mensual, pero necesito retirarme ya. Buscaré una casita más sencilla que pueda mantener con la pensión que me quederá. Le pido que exprese mi decisión a la compañía.

Después de hablarlo con la empresa, el jefe fue a buscarlo y le dijo:

  • La compañía está muy satisfecha con el trabajo que ha realizado durante todos estos años, pero le pide un último esfuerzo: que construya una casa más.

El hombre accedió. Empezó a trabajar en la construcción de esa última casa, pero estaba desganado, no ponía el empeño que había puesto hasta entonces, no utilizaba materiales de la misma calidad, su trabajo no era bueno y el de sus ayudantes tampoco. No ponía su corazón en ello.

Cuando terminó la casa, su jefe, desde la puerta principal, le extendió las llaves y le dijo:

  • Esta es ahora su casa, querido amigo. Es un regalo para usted por todos estos años.


Ahora yo me pregunto: si el albañil hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, ¿la hubiera construído diferente? Pues claro que sí, habría puesto el corazón en ello y habría usado mejores materiales. Pero actuando como lo hizo, había construído una casa imperfecta y ahora tendría que vivir en ella.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *