No discutir es una actitud.

 

La brevísima historia de hoy es muy conocida (incluso se han hecho chistes con ella), pero no por ello es menos importante. Vale la pena recordarla y reflexionarla porque ayuda a conseguir paz interior.

A un anciano centenario le preguntaron cuál era su secreto, y él respondió:

  • No discutir nunca.
  • ¡Sí hombre! ¡No será por eso! -exclamaron con sorna.
  • Ah, pués por eso no será -respondió muy tranquilo.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *