La escritura emocional nos permite ordenar, reconocer, identificar y regular nuestras emociones, sentimientos y pensamientos.

Janet Recasens

La escritura emocional permite ordenar, reconocer, identificar y regular tus emociones, sentimientos y pensamientos.
Janet Recasens

Es importante que escribas cartas a tu padre y a tu madre, juntos o por separado, porque la relación que mantenemos de niños (y de adultos) con uno y con otro son siempre muy diferentes.

Es irrelevante si has conocido o no a tus padres, si en este momento están vivos o muertos, si hace muchos años que no los ves o que no hablas con ellos. Es igual la circunstancia que tengas en este momento.  Hoy es el momento de decir todo lo que tu niña no dijo nunca, de expresar todo lo que no exteriorizaste en su momento.

Habla desde la niña o la adolescente que fuiste, y habla, también, desde la persona adulta que eres ahora.

Escúchate y conecta con tu corazón.  Escribe sin ningún filtro.

Si actualmente tienes conflictos abiertos con tus padres (con uno de los dos o con ambos) es el momento de escribir todo lo que sientes: si estás enfadada, manifiesta tu ira; si estás triste, tu tristeza; si te sientes feliz, tu felicidad; sean cuales sean las emociones que sientas, escríbelas.

Escribe sin ningún tipo de filtro, di lo que te pasa por la cabeza y, sobre todo, todo lo que te pasa por el corazón; estás manteniendo una relación de confianza contigo y no tienes que ser políticamente correcta. Todo está permitido: puedes decir groserías, malas palabras incluso puedes insultar. Nadie más que tú leerá este diario, sé libre. Escribe sin que la censura social ni familiar te afecte. Decidir qué es correcto o no, en este caso, no es más que un conjunto de creencias limitantes.

Siempre que sea posible TEN FOTOGRAFÍAS CON TUS PADRES, o FOTOGRAFÍAS DE ELLOS cuando te sientes a escribir. Si no tienes ninguna, no pasa nada, lo importante es que lleves al momento presente el máximo de detalles posible de aquellas situaciones.

Siente tus emociones. Observa todo lo que se agita dentro de ti.

Este ejercicio es muy poderoso y remueve muchas emociones y muchos sentimientos. Me atrevería a decir que, de todos los ejercicios que hacemos de escritura emocional, este es el más intenso, el que MÁS EMOCIONES REMUEVE.

Si NO HAS CONOCIDO A TUS PADRES BIOLÓGICOS, también es un ejercicio muy importante. En este caso, te recomiendo que primero les escribas cartas a ellos. Tantas como necesites: desahógate, empatiza con ellos, enfádate con ellos… lo que te salga a cada instante. Todo es correcto. Cuando sientas que ya lo has vaciado todo o casi todo, es el momento de escribir cartas a tus padres adoptivos. Recuerda que todo es correcto: refunfuña, critica, enfádate, agradece, muestra amor… Deja que salga todo lo que llevas dentro.

Recréate en los detalles; cuantas más cosas escribas, más peso liberarás de tu mochila emocional.

Si es posible, cuando te sientes a escribir ten fotografías con tus padres.

Expláyate y conecta con el perdón para sanar emociones tóxicas.

El objetivo es desahogarte, sentir, perdonar a tus padres y perdonarte a ti; comprender que hicieron lo que pudieron en función de sus recursos, aprendizajes y experiencias vividas. También según las creencias limitadoras que sufrieron de niños y que han transmitido a sus hijas. Con este ejercicio, tienes la OPORTUNIDAD DE IR ELIMINANDO CREENCIAS LIMITADORAS.

Escribe todo lo que sientas que debes escribir para comunicarte con tus padres. Aprovecha para preguntarles cómo están, por qué hicieron lo que hicieron, explícales cómo te sientes respecto a esto o aquello, coméntales lo mal o lo bien que te has sentido con aquellas cosas que viviste, etc. E, IMPORTANTÍSIMO, DILES QUE LES QUIERES MUCHO.  Lo sientas o no. Es muy importante sanar las relaciones con nuestros padres y ahora tienes la ocasión de hacerlo.

El poder del agradecimiento.

Acaba cada carta escribiendo la palabra “GRACIAS” tres veces.

Es muy importante que ESCRIBAS LO MÁS RÁPIDO POSIBLE, para que la mente intelectual no tenga la oportunidad de interferir. Ella es la que nos pone los obstáculos más grandes en nuestro bienestar emocional.

Acaba la carta con UNA LISTA DE 5 ó 10 COSAS PARA AGRADECER A TUS PADRES.  Cualquier cosa que te venga a la cabeza es válida. Ejemplos reales que he escrito yo en mi cuaderno de las emociones después de escribir a mi niña:

  1. De todo corazón, GRACIAS por haberme dado la vida. Sé que no fue nada fácil para vosotros. Gracias, gracias, gracias.
  2. Estoy muy agradecida a mis padres por haberme enseñado el amor por los libros y la pasión por la lectura. Les agradezco que me compraran tantos libros a lo largo de mi infancia y adolescencia. Gracias, gracias, gracias.
  3. De todo corazón, GRACIAS por toda la ropa y calzado que me habéis comprado incluso en momentos económicamente difíciles. Gracias, gracias, gracias.
  4. Estoy muy agradecida a mis padres por la bicicleta que me regalaron cuando tenía 9 años. Me lo pasé muy bien con ella. Gracias, gracias, gracias.
  5. De todo corazón, GRACIAS a mis padres porque desde pequeña me llevaban al dentista y me cuidaron muy bien la boca y mi salud en general. Siempre me llevaban al médico para hacerme revisiones y también cuando me encontraba mal. Gracias, gracias, gracias.

Como ya te puedes imaginar tengo muchas más porque ya hace años que voy haciendo listas de agradecimientos.

ESCRIBE COSAS QUE AGRADECER SOBRETODO CUANDO TE SIENTAS MAL CON TUS PADRES. DETENTE PARA RECORDAR TODAS LAS COSAS QUE TIENES QUE AGRADECERLES.

Recibe un afectuoso abrazo,

Janet Recasens

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *