«Las personas exitosas hacen lo que las personas no exitosas no están dispuestas a hacer.»
Jim Rohn
Regalar la «milla extra» es una de las cosas que las personas no exitosas no están dispuestas a hacer.

Para alcanzar el éxito personal, la primera cosa que necesitas concretar es qué quieres lograr y a dónde quieres llegar, o, dicho de otra manera, planificar tu éxito.

El paso siguiente consiste en comprometerte con tu éxito incorporando el hábito de la disciplina, que es el que te proporcionará la energía y la constancia para hacer aquello que necesitas hacer para llegar a la meta que te has propuesto.

Sin la imprescindible ayuda de la disciplina, te resultará muy difícil materializar tu deseo.

O incorporas la disciplina en tu camino para lograr el éxito o las excusas se ocuparán de hacerte desistir de lograrlo.

Y una vez aclarado todo esto, me gustaría hablarte del concepto de la “milla extra».

La “milla extra” en el mundo profesional se conoce como aquello que das de más a tus clientes sin que ellos se lo esperen.

Es la publicidad más poderosa que puedas hacer para tu negocio.

La “milla extra”, además, te va generando un goteo de clientes contentos y, sobre todo, agradecidos. Esto es algo que te va a aportar comentarios positivos en tus redes sociales y, además, cada uno de ellos estará encantado de recomendarte a sus amistades.

Como puedes ver, regalar esa “milla extra” te aporta beneficios en tu actividad profesional.

Por ejemplo, cuando me llega un artículo o una noticia sobre un tema de interés de alguno de mis clientes, se la envío. A veces, me comentan que ya la habían leído y otras que no les había llegado; pero siempre me agradecen el detalle. ¡Cuidado! No se trata de mandar mensajes a diario, sino de vez en cuando.

Otras “millas extra” que ofrezco a mis clientes son:

–       Pueden contactar conmigo por Whatsapp o por teléfono a cualquier hora del día, entre sesión y sesión (esto, lo agradecen mucho las personas que sufren de ansiedad y se encuentran en las primeras etapas de su trabajo personal para controlarla).

–       Estoy disponible para mis clientes durante seis meses después de terminar las sesiones.

–       Les grabo audios con meditaciones que realizo especialmente para ellos. Me centro en mis conocimientos de meditación y mindfulness y en lo que sé sobre ellos. Son meditaciones únicas de las que recibo muy buen feedback.

–       Siempre voy manteniendo una relación cordial con mis clientes antiguos y actuales: les invito a mis conferencias online, les mantengo al día de los artículos que escribo, me intereso por su situación personal, etc.

Por hoy, lo dejo aquí.

Muchas gracias por leerme. Hasta el próximo artículo.

Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *