La magia de recibir una carta de amor por correo postal.

 

Escríbete cartas de amor y te las mandas de la manera más clásica del mundo: por correo postal. ¿Recuerdas la emoción de recibir una carta de una persona especial? ¿Y recuerdas aquellas cosquillas que sentías en el estómago mientras la abrías con cuidado?

Pues ahora puedes revivir estas emociones cuantas veces quieras. Y si perteneces a una generación en la que ya no se estila lo de mandar cartas por correo, te invito a que experimentes esta mágica sensación.

 

PREPARACIÓN PREVIA

Dedica el tiempo que necesites para comprar un papel bonito y que te guste, o también puedes coger hojas blancas (o de colores) y decorarlas tú misma con dibujos, pegatinas…

¿Te gustaría hacer dibujos pero no sabes dibujar? Pues puedes hacer lo que hago yo, calcar. Si tienes ordenador, puedes calcar con cuidado desde la misma pantalla; si no quieres calcar puedes imprimir lo que te guste, recortarlo y pegarlo en la hoja de papel de la carta.

Pinta, dibuja, recorta, haz lo que te parezca, pero decora cada hoja de papel de manera especial y con dedicación. Recuerda que la persona que recibirá la carta es alguien muy importante.

Si quieres, puedes decorarlas conforme las vas escribiendo o también puedes dedicarte una tarde a decorar varias hojas y tenerlas preparadas. Tú misma.

Compra paquetes de sobres y también unos cuantos sellos de correos.

 

CÓMO REDACTAR ESTAS CARTAS

La estructura de la carta es la que conocemos:

  • Lugar y fecha
  • Saludo
  • Cuerpo de la carta
  • Despedida
  • Firma

El contenido puede ser lo que tú quieras. Escribe todo lo que te quieras decir. Pero aquí no todo está permitido.

 

Y AHORA HABLEMOS DEL CONTENIDO

¿Recuerdas que siempre te digo que cuando escribes en tu diario emocional todo está permitido, que puedes escribir lo que sientas, incluso insultar?; pues en estas NO TODO ESTÁ PERMITIDO.

Estas son CARTAS DE AMOR HACIA TI, y en una carta de amor escribimos siempre cosas bonitas, amorosas y muy respetuosas hacia la persona que la recibirá.

Empieza escribiendo: Querida yo misma. 

Si cuando escribes una de las cartas estás pasando por un mal momento, escribe algo parecido a: «Sé que lo estás pasando mal y lo siento; pero ya sabes que estoy a tu lado, que te quiero y que siempre estaré contigo. Esto también pasará y juntas encontraremos la manera de salir de esta situación. Confía en mí. Te quiero”

También puedes felicitarte por algo que has hecho como querías y que te ha salido bien: «¡Guaauu! ¡Felicidades, campeona! ¿Lo ves? Yo sabía que lo conseguirías. ¡Te lo mereces! ¡Eres la mejor!». Dibuja trofeos, victorias, medallas… Recorta y pega dibujos animados triunfando, por ejemplo.

¿Tienes que afrontar una situación que te angustia? Date fuerza, anímate tú misma. Escribe algo como: «Ya sé que en estos momentos esto se te hace una montaña, pero entre las dos la subiremos. Juntas es más fácil. Ya sabes que yo confío plenamente en ti y en tus posibilidades. Eres mi ídolo, estoy muy orgullosa de ti.  ¡TE QUIERO MUCHO!”

¿Tienes que tomar una decisión y no sabes por dónde tirar? Escribe en la carta algo similar a esto «sé que estos días le estás dando vueltas y más vueltas a este tema. ¿Qué te parece si lo miramos juntas?» Y entonces escribe en la carta un recuadro con dos columnas: en una escribe los pros y en la otra los contras de las consecuencias que cada opción te plantea.

Valóralo de la manera más favorable para ti. Y escribe: «Mira, ahora que hemos visto los pros y contras juntas, yo creo que lo que más te conviene es…»

 

ENVIANDO LA CARTA

Una vez tengas la carta escrita y decorada (o no) a tu gusto llega el momento de doblarla con mucho esmero y ponerla en el sobre que ya tendrás preparado con la dirección y el remitente escritos, y también el sello pegado.

Cuando ya la tengas a punto, irás a mandarla al buzón de correos y entonces deberás esperar a que te llegue.

 

HAS RECIBIDO UNA CARTA IMPORTANTE

Ya ha llegado el día. Has recibido la carta que esperabas. No la abras enseguida. Saborea estos instantes. Tócala, mírala con ilusión y con afecto.

Ahora ya puedes abrirla. Ponte bien cómoda y léela con amor y mucho respeto. Dedícale la máxima atención de la que seas capaz para saborear cada detalle de esa carta porque te la ha escrito la persona más importante de tu vida.

¿Cuál es el punto fuerte de la carta? ¿Una felicitación? ¿Un consejo? ¿Un consuelo? Todos estos mensajes te los ha escrito una persona que te conoce bien y que te quiere mucho.

ESCRÍBETE CARTAS CON FRECUENCIA, Y TAMBIÉN SIEMPRE QUE NECESITES CONSUELO O TOMAR DECISIONES IMPORTANTES

La práctica regular de este ejercicio provoca un gran bienestar, inicia una relación de confianza con una misma, aumenta la autoestima amorosa y el autorrespeto. También genera la tranquilidad de ir viendo que no estás sola, que siempre hay alguien contigo y que ese alguien nunca te abandonará.

 

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *