Reconoce a tu niño interior.  Aunque hoy hemos
encontrado la luz en nosotros mismos, a veces
nos olvidamos de sanar viejas heridas de
nuestro pasado.  Su niño interior todavía necesita
ser amado para curarse completamente.
Karen A. Baquiran


Hoy te propongo un ejercicio adoptado de mi taller de escritura emocional.  Lo quiero compartir aquí, contigo, porque es algo muy poderoso y que te va a permitir cicatrizar la mayoría de tus heridas emocionales. Sin embargo, para que esto sea así, es imprescindible que te comprometas contigo misma y que realices este ejercicio como mínimo cuatro veces por semana; aunque lo ideal sería practicar a diario.

A solas con tu niña interior

Como bien te puedes imaginar, este ejercicio agitará todo tu mundo emocional, y lo más frecuente es que te vengan ganas de llorar en más de una ocasión.  Sé respetuosa y amable contigo y con tu niña interior y llora tanto como precises.  Ten cerca una caja de pañuelos de papel, porque lo más probable es que la necesites. 

Si vives acompañada, avisa que nadie te moleste durante el rato que estés en tu habitación.  Vas a realizar un trabajo muy importante y necesitas hacerlo sola.  Evidentemente, durante el ejercicio ten el teléfono apagado o en modo avión y no permitas que nada te interrumpa.

Abrázate para consolarte, acaríciate, mímate, date apoyo incondicional.  Reconoce que estás sintiendo las emociones que sientes, y observa qué ocurre por tu mente y por tu cuerpo.

Por eso te he dicho antes que, cuando lo pongas en práctica, tengas cerca una provisión de pañuelos de papel.

Quiero comentarte que también puede suceder que no tengas ganas de llorar en ningún momento. Si esto sucede, no pasa nada. Igualmente, observa todo lo que pasa por tu corazón, por tu mente y por tu cuerpo y escribe todo lo que te salga.

Las fotografías de tu niña interior

Crea un álbum de fotografías de tu niña interior.  Pueden ser de cuándo tú eras pequeña o pueden ser imágenes que hayas encontrado en revistas, folletos publicitarios, internet… Todas son válidas mientras sientas una conexión con esas fotos. 

Tu niña interior es alguien que vive dentro de ti, pero que no tiene por qué ser el vivo retrato de cuando eras pequeña; aunque yo te confieso que siempre trabajo con fotografías de mi infancia.  Las dos opciones son válidas.

Revive momentos del pasado

¿Qué recuerdas en estos momentos que todavía te duele? ¿Algo que pasó con tus padres? ¿Con otros adultos? ¿Con otras niñas? ¿Qué ocurrió que todavía estás cargando con ello en tu mochila emocional y que te pesa un montón?

Ahora es el momento de sacarlo a la luz para poderlo soltar y así eliminar carga a esa mochila.

El objetivo de esta parte del ejercicio es que puedas expresar sin ningún tipo de filtro cómo te sentiste cuando eras niña y cómo te sigues sintiendo respecto a eso.

Al escribir sin filtro me refiero a que estos escritos forman parte de tu diario personal y nadie más que tú va a leer lo que hay en ellos; así es que si sientes la necesidad de insultar a alguien, lo hagas; si sientes rabia, lo escribas; etc. 

No es un trabajo de escritura creativa, es tu válvula de escape, y solamente te pertenece a ti; así es que no te preocupes ni por escribir cosas políticamente correctas ni pierdas un segundo con la ortografía o la sintaxis.  Escribe como te salga y en el orden en que te vayan surgiendo las palabras.

Interésate por cómo está tu niña interior

Escribe todo lo que sientas que debes escribir para comunicarte con tu niña.

Pregúntale qué le pasa, cómo está, qué necesita y qué puedes hacer por ella, qué le gusta, qué la hace sufrir, qué le disgusta…

Recréate en los detalles, cuantas más cosas escribas más peso liberarás de tu mochila emocional.

Escribe a TU NIÑA con MUCHO AMOR Y MUCHO RESPETO. No le hagas reproches, no le recrimines nada. Muéstrale toda la comprensión, amor y respeto del que seas capaz.

Es muy IMPORTANTE que le digas que AHORA ERES ADULTA, QUE PUEDE CONFIAR EN TI, QUE LA PUEDES AYUDAR Y, SOBRETODO, QUE NUNCA LA ABANDONARÁS.

Yo lo escribo así: «Te quiero, preciosa. Siempre estaré contigo y nunca más volverás a estar sola. Ahora soy mayor y puedo hacerme cargo de ti. ¡TE QUIERO MUCHO!”

Acaba cada frase escribiendo la palabra “GRACIAS” tres veces.

En este, y en todos los ejercicios de escritura emocional, es muy importante ESCRIBIR LO MÁS RÁPIDO POSIBLE, para no dejar espacio a la mente intelectual para que interfiera. Ella es la que nos pone los obstáculos más grandes a nuestro bienestar emocional.

Terminando el ejercicio de escritura emocional

Acaba la carta con UNA LISTA DE 5 o 10 COSAS PARA AGRADECER.  Cualquier cosa que te venga a la cabeza es válida. Ejemplos reales que yo he escrito en mi cuaderno de las emociones después de escribir a mi niña:

  1. De todo corazón, GRACIAS por haber tenido un padre y una madre. Ellos me dieron el máximo que sabían con las herramientas que tenían.

Gracias, gracias, gracias.

  1. Estoy muy agradecida por haber podido ir a la escuela de pequeña. Esta etapa, aunque no siempre fue buena, me ha abierto las puertas al conocimiento.

Gracias, gracias, gracias.

  1. De todo corazón, GRACIAS por toda la ropa y calzado que he tenido desde que tengo uso de razón. 

Gracias, gracias, gracias.

  1. Estoy muy agradecida a mis piernas que siempre me han permitido ir donde yo he querido o he necesitado ir. Me han permitido correr, saltar, jugar, andar…

Gracias, gracias, gracias.

  1. De todo corazón, GRACIAS por los dos brazos, las dos manos y los dedos de las manos porque gracias a todos ellos puedo abrazar, escribir, lavarme, coger cosas…

Gracias, gracias, gracias.

Como ya puedes imaginarte tengo muchas más para agradecer porque ya hace años que voy haciendo listas de agradecimientos. 

Espero que empieces lo más pronto posible a comunicarte con tu niña interior.

Muchas gracias por leer mi artículo. 

Recibe un afectuoso abrazo

4 Responses

    • Muchas gracias, Bretzia.
      Me alegro mucho que hayas empezado a escribirle cartas a tu niña.
      Un afectuoso abrazo,
      Janet

  1. Hola, crees que es importante escribir en papel…yo escribo mucho mas rápido en el ordenador y ademas así puedo guardarlo mas facilmente. ¿Que piensas?

    • Hola Lucia,
      Es importante escribir en una libreta y a mano porque cuando lo haces así, estás conectando contigo misma. Puedes llevar tu libreta siempre encima y escribir o dibujar en ella siempre que lo necesites. Te invito a que empieces tu cuaderno personal y plasma en él todo lo que sientes y todo lo que necesites expresar.
      Muchas gracias por comentar.
      Un afectuoso abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *