Este es un cuento zen que nos dice que todos somos diferentes, ni mejores ni peores, sino diferentes, y que cuando encontramos nuestro porqué vital lo brindamos por un mundo mejor.

Busca en tu interior y abraza tu porqué.

Un samurai, reconocido por su nobleza y honestidad, fue en busca de consejos a un templo habitado por un monje zen famoso por sus sabios consejos.

Al entrar en el templo, vio al maestro rezando, emanando una gran paz, y se sintió inferior. Cuando el maestro terminó de rezar, el samurai le dijo:

  • Maestro, ¿por qué, ante vuestra presencia, me siento tan inferior? Me he enfrentado a la muerte muchas veces, he defendido a los más débiles, de las más nobles causas he hecho mi causa, y sé que no tengo nada por lo que avergonzarme. Pero al verlo meditando, inmediatamente he sentido que mi vida no tiene la menor importancia.
  • Te voy a responder, pero deberás esperar a que acabe de atender a todos los que me han buscado hoy.

El samurai esperó durante todo el día, viendo como las personas entraban y salían en busca de consejo. Observó al monje como antendía a todos con la misma paciencia y con una luminosa sonrisa en su rostro. Pero cada vez se sentía peor, él había nacido para actuar y no para esperar.

Ya anochecía cuando el monje terminó de atenderlos a todos. Invitó a entrar al samurai y lo llevó a su habitación. Se veía la luna llena a través de la ventana, el cielo estaba sereno y el ambiente era de profunda tranquilidad. Entonces el maestro se dirigió al samurai:

  • ¿Ves la luna? ¡Qué bonita es! Cruzará todo el firmamento y mañana volverá a brillar el sol. La luz del sol es mucho más fuerte y nos permite ver los detalles del paisaje (árboles, montañas, nubes…). Durante años he estado contemplándolos a los dos, y nunca he oído a la luna preguntar «¿por qué no tengo el mismo brillo que el sol? ¿es que soy inferior al sol?».
  • ¡Claro que no! El sol y la luna son dos cosas diferentes, y cada uno tiene una belleza propia. No se pueden comparar.
  • Exacto. Ahora ya sabes la respuesta. Somos dos personas diferentes, y cada cual lucha a su manera por aquello que cree, haciendo lo posible por un mundo mejor. El resto, solo son apariencias.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *