Alex Rovira y Francesc Miralles: «Quien no sueña está muerto en vida.»

¿Qué es el storytelling?

Es contar una historia con una finalidad concreta: ayudar a nuestros hijos con algo que les preocupe, motivar a los oyentes, impulsar a las personas para que compren un producto o servicio, etc.

A todas las personas, tanto mayores como pequeñas, nos encantan y nos embrujan las historias. Es una herramienta muy útil para las personas que damos conferencias y para las que nos dedicamos a acompañar en procesos de crecimiento personal.

La historia que te cuentas a diario define tu presente y crea tu futuro.

En nuestra mente siempre nos estamos contando historias, ella no puede estarse quieta nunca. El problema está en qué tipo de historias sobre ti, te cuentas cada día; porque lo que te vas repitiendo es en lo que te vas enfocando y será hacia donde te vas a dirigir; es por esto que lo que estás pensando reiteradamente va a crear tu futuro.

Así es que te invito a que cada anochecer, antes de irte a dormir; reescribas tu historia, todo lo que recuerdes haber vivido durante esa jornada, y que enfoques la redacción de la misma hacia cómo te hubiera gustado que hubiera sido tu día.

Al terminar, fantasea en cómo será mañana. Imaginando cómo te gustaría que te vaya. Al hacer este ejercicio es importante que te desprendas del resultado.

Diviértete escribiendo sobre tu día y sobre cómo te gustaría que fuera el siguiente, juega, sonríe, pásatelo en grande. 

Qué es el guion de vida

El término «guion de vida» lo utilizó por primera vez el psiquiatra canadiense Eric Berne.

Él observó que las personas que iban a su consulta para hacer terapia con él, se comportaban siguiendo un «guion de vida».

El tema es que este guion es como una representación teatral que cada persona se ve obligada a representar sin tener en cuenta si se siente identificada o no con el personaje que le ha tocado hacer.

Es decir, que interpreta su vida según un guion escrito por terceros. Según Berna, este guion se escribe durante la infancia, en esta etapa normalmente lo escriben los padres y otras figuras de autoridad. Y así a lo largo de su vida.

Por suerte, las investigaciones realizadas hasta ahora también demuestran que estos guiones se pueden modificar en cualquier momento.

Cada persona puede reescribir el guion de su vida. 

El storytelling o cómo reescribir tu día a día.

Cómo reescribir tu guion de vida

Antes ya te he comentado que la vida que estamos viviendo ahora es el resultado de lo que hemos pensado, expresado y hecho en el pasado; por tanto, si queremos un futuro diferente tenemos que empezar a pensar, expresar y hacer de manera diferente ahora, nuestro presente que será nuestro futuro.

Debes vigilar mucho en cómo expresas las cosas, fíjate bien en escribir siempre lo que quieres y no lo que no quieres.

No es lo mismo decir: «no quiero encontrarme mal» a «quiero encontrarme bien»; el Universo no «ve» el «no» que has puesto delante y se queda con el «quiero encontrarme mal». Te lo explico con un ejemplo claro: Te pido que, por favor, NO pienses en la Pantera Rosa; por favor, NO pienses en la Pantera Rosa.

Y ahora responde sinceramente, ¿qué imagen te ha venido a la cabeza? La de la Pantera Rosa, ¿verdad? Y eso que he escrito dos veces en negrita y en mayúsculas la palabra NO.

Ahora que ya tienes eso claro, escribe en tu cuaderno tu historia desde el momento más lejano que recuerdes y la reescribes toda en positivo.

Cuando llegues al momento presente, continúa escribiendo enfocándote en lo que quieres para ti en el futuro.

¿Qué quieres ser, hacer o tener dentro de un mes, un año, cinco años…?

Ahora, imagínate que tienes 90 años y que tienes que escribir cómo ha sido tu vida. Imagínate feliz y orgullosa de todo lo que has hecho. Recréate, escribe las felicitaciones de las personas que te rodean, pero sobretodo, la más importante: la tuya.

Enseñar a los más pequeños a escribir el guion de su vida

Hay padres y madres que me comentan que sus hijos no les explican demasiadas cosas sobre qué han hecho a lo largo del día y entonces yo siempre les pregunto:

  • ¿Y tú? ¿Tú ya le cuentas a tu hijo o a tu hija qué has hecho a lo largo del día?

Demasiadas veces, se me quedan mirando con cara de interrogante y me responden que su día a día es bastante aburrido.

Es cuando les digo: “Entonces, transfórmalo y hazlo divertido. Si quieres que tu hijo o hija te cuente lo que ha hecho a lo largo del día, cuéntale tú primero lo que has hecho tú. Para recibir, a menudo tienes que dar primero. ¡Te aseguro que funciona!”

Por ejemplo: 

Hoy, como nos hemos levantado con el tiempo justo, hemos tenido que correr un poco. Tras dejarte en el colegio, he ido a buscar el coche y, ¿sabes qué? pues que no era el lugar donde lo había aparcado. ¿Te lo puedes creer?

He subido al coche un poco aturdida y, entonces, lo he visto y lo he entendido todo: a mi lado, bien sentado, había un ratón con cara de travieso. Me ha dicho que estaba escribiendo un reportaje sobre las personas y que me acompañaría allá donde fuera.

Como iba con el tiempo justo, no le he hecho demasiado caso y ni tan solo lo he visto cuando se ha escondido dentro de mi bolsa. Entonces…

Sigue tú la historia. Hazla ir por donde quieras, mezcla cosas que te han pasado de verdad con otras que te hubiera gustado vivir.

Es algo muy divertido y, además, favorece la relación con tus hijos, facilita la comunicación, y a ti te permite reconstruir tu día y transformarlo en una jornada que te encanta.

¿Qué más quieres?

Muchas gracias por leerme.

Un afectuoso abrazo,

Janet

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *