“La oportunidad no llama a la puerta, se presenta cuando derribas la puerta.”

Kyle Chandler

El éxito llega para quien avanza sin miedo.

La mayoría de nosotras, al menos una vez, nos hemos encontrado delante de puertas cerradas y, a pesar de saber que detrás de ellas se escondían un montón de oportunidades y de opciones, el miedo nos ha dejado plantadas ante ellas sin atrevernos a cruzarlas.

Detrás de cada oportunidad, detrás de cada puerta, hay un mundo a nuestro alcance.El problema es que estas tienen fecha de caducidad y si no las aprovechamos cuando se presentan, pasan de largo y van a ofrecerse a otras personas y así, hasta que haya una o más que las aprovechen.


Atrévete a decir “SÍ” cuando tengas una oportunidad delante de ti.

Como he dicho pocas líneas más arriba, las oportunidades tienen fecha de caducidad y si no las aprovechamos cuando se presentan se van para, la mayoría de las veces, no volver.

No aprovecharlas hará que, con el tiempo, nos sintamos mal; algo que no ocurre cuando las cosas que nos hemos atrevido a hacer no nos salen demasiado bien. 


La curiosidad no acostumbra a matar al gato.

Todo lo contrario. Recuperar la curiosidad por las cosas, hacer cosas que no hemos hecho antes, dejarnos sorprender, son elementos que nos permiten crecer y aprender y esto es justo lo contrario de lo que nos ocurre cuando no hacemos algo por miedo o porque creemos saberlo todo.

La curiosidad nos permite aprender, avanzar y alcanzar el éxito. Eso sí, no confundas “curiosidad” con “fisgoneo”, son cosas distintas.


Sin miedo a equivocarte.

No conozco a nadie que haya alcanzado el éxito y que no se haya equivocado un montón de veces a lo largo del proceso. Es inevitable si queremos aprender y avanzar hacia nuestra meta; pero en nuestra sociedad todavía es algo que provoca mucha parálisis.

Empieza a instalar en tu disco duro que equivocarse es algo normal y humano, algo imprescindible para aprender. Y es que nadie nace enseñado.


Ignora las opiniones de censura de algunas personas de tu entorno.

Vuélvete sorda a esos comentarios que dicen: “esto que quieres hacer es muy difícil”, “hay mucha competencia”, “esto no es para ti”, etc. No digo que sean comentarios malintencionados, pero lo que sí que está claro es que son opiniones de personas que no han alcanzado el éxito que tu sueñas lograr.

Cambia las opiniones de estas personas por las de las que sí que han logrado llegar a donde tú deseas llegar. Si las lees o las escuchas comprobarás que son totalmente contrarias a los comentarios limitantes. 

Sus comentarios son parecidos a estos: “no digo que sea fácil, digo que con trabajo y perseverancia se puede alcanzar”; “a pesar de que hay mucha competencia, hay sitio para todas”; “voy a probar, a atreverme a hacerlo y así comprobaré si realmente esto es para mí o no”.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *