“La vida no se trata de encontrar refugio en la tormenta. Se trata de aprender a bailar bajo la lluvia.”
Sherrilyn Kenyon
Dos claves para tener paz interior: aceptar y agradecer.

Cuando empezamos a tomar consciencia y a aceptar que las cosas no siempre salen como a nosotras nos gustaría o que las personas que nos rodean pueden comportarse de manera distinta a como desearíamos, iniciamos un camino importante para alcanzar la paz interior.

Para lo único que nos sirve angustiarnos o enfadarnos porque las cosas no salen como habíamos planeado es para sentirnos mal, bloquearnos y no ver las muchas posibilidades que ese giro en nuestros planes nos va a ofrecer.

“Aceptar” es lo opuesto a “resignarse”, cuando aceptamos una situación lo que estamos haciendo es reconocerla y ver qué podemos hacer ante ella; cuando nos resignamos, agachamos la cabeza y sentimos que no podemos hacer nada ante eso que está ocurriendo.

Cuando adoptamos el hábito de agradecer por todo lo que tenemos, nos ocurre y por lo que somos, nuestra vida da un giro de 360º y nos sentimos cada vez mejor porque, poco a poco, nos enfocamos más en las cosas que nos van bien y que nos hacen sentir de primera, y entonces se nos van abriendo más posibilidades para agradecer. Es una maravillosa cadena que te invito a que practiques.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *