“¿Qué harías si no tuvieras miedo?”
Spencer Johnson
Decide dejar atrás tus miedos irracionales.

Podríamos reformular la pregunta desde el otro lado: ¿Qué miedos o creencias limitantes te están impidiendo hacer aquello que deseas hacer?

Estos miedos paralizantes se esconden detrás de las excusas y las justificaciones, así es que tomar consciencia de ellas es empezar a conocer qué tipos de barreras tienes y por dónde comenzar a derribarlas. Eso sí, poco a poco y paso a paso.

Cada vez que queremos hacer cambios en nuestra vida, llegan los fantasmas del miedo y nos mandan mensajes (excusas) para que desistamos de cambiar. El problema es que nosotras nos creemos esas excusas por lo que les damos validez y, al hacerlo, ya no nos movemos de donde estamos desistiendo de realizar cambios.


Detecta qué excusas te dices y rebátelas.

Escribe en tu cuaderno emocional los mensajes que te manda tu subconsciente para sabotearte.

Luego míralas una por una y sincérate contigo misma. ¿Es verdad lo que dices? ¿Puedes cambiar la manera de verlo? Escribe la versión opuesta a la excusa. Y, sobre todo, empieza a darte cuenta de que las excusas son mentiras que te cuenta tu mente para hacerte desistir.

Cada vez que detecto que mi mente me pone palos a las ruedas en un malentendido instinto protector, le digo esto: “¡Gracias de todo corazón por avisarme! Aunque a pesar de tus advertencias, voy a intentarlo.”

Como casi todo en la vida, esto es una práctica y requiere repetir una y otra vez el mismo comportamiento para que termine vinculado a nosotras. Así es que ten mucha paciencia contigo; insiste en tu camino y lo lograrás.


Ten anotados tus objetivos con fecha de realización.

Esto es algo que despeja tu camino y quita fuerza a las excusas, ya que tienes claridad y enfoque hacia lo que deseas lograr.

Que las excusas te pillen trabajando en tus objetivos facilita que no tengan el mismo poder sobre tus decisiones.

Cada vez que una excusa te invite a posponer tu tarea del día, sonríe y continúa trabajando en tu objetivo diario. Poco a poco conseguirás aburrir esa parte mental que quiere transmitirte miedo para protegerte.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *