No puedes resolver un problema
con la misma mente que lo creó.
Albert Einstein

Y es que la mente que creó el problema está tan convencida de que hace lo correcto para ti que no te va a permitir que cambies de dirección.

¿No te has fijado que con más frecuencia de la que deseas repites las mismas situaciones una y otra vez?

Hasta que no empieces a cambiar tu manera de ver y hacer las cosas, seguirás tropezando con la misma piedra.

Una manera que te propongo para que comiences a transformar tu mente es la de que te hagas preguntas que nunca te has hecho.

Aquí te pongo tres:

– ¿Cómo podría mirar esto desde otros puntos de vista?

– ¿Qué es lo contrario de mi problema? (Todo tiene su lado opuesto, busca y encuentra el de aquello que ahora de angustia).

– Busca una persona que ya lo haya superado y pídele que te diga cómo lo hizo.

Eso es todo por hoy.

Muchas gracias por leerme.

Janet Recasens

2 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *