“Para lograr grandes cosas no solamente debemos actuar, sino también soñar; no solamente planear, sino también creer.”
Anatole France
Cambia los pensamientos negativos por positivos para alcanzar tus sueños.

Nuestras creencias, sean limitantes o de poder, definen cómo nos enfrentamos a la vida y son claves para conseguir o no lo que nos propongamos. Así es que si yo planeo realizar una serie de formaciones, pero tengo la creencia limitante de que no sirvo para ponerme a hablar ante el público, por más planes que haga, no lograré dar esas clases porque lo que yo creo en mi interior me va a boicotear de una forma u otra para que no lo haga.

Así es que cuando detectes que te estás bloqueando de alguna manera, busca en tu interior qué crees sobre aquello o qué habías oído decir a tus padres sobre las personas que se dedicaban a ello. Por ejemplo, hasta hace pocos años, cualquier profesión relacionada con el arte era considerada de vagos y vergonzosa para la familia; afortunadamente ya no es así, pero en nuestro interior llevamos grabados esos mensajes de censura que escuchamos a nuestros padres al respecto, lo que puede suponer una importante limitación para realizarnos en cualquier ámbito de esa profesión.

Si eres lectora habitual de estos artículos ya sabrás que soy fan de realizarnos preguntas poderosas que nos cuestionen nuestras creencias limitantes y nos empujen a llegar a donde soñamos ir.

Por lo que te invito a que, cuando te sientas atorada en el camino hacia tu sueño, aprovecha ese parón y responde en tu cuaderno estas preguntas (no tengas prisa en responderla, tómate tu tiempo):

–          Respecto al logro de mis sueños, ¿tengo pensamientos optimistas o pesimistas? Si te estás haciendo esta pregunta porque te encuentras encallada, lo más probable es que tengas pensamientos pesimistas respecto a tu meta.

Entonces, trae a tu mente qué pensamientos pesimistas tienes allí dentro y que te ponen palos en las ruedas cada vez que intentas alcanzar tus sueños.

–          ¿Qué frases o refranes oías de pequeña decir a tus padres respecto a esto que deseas alcanzar o de las personas que lo lograban?

Lo que te he comentado más arriba sobre las creencias de las personas que se dedicaban al mundo artístico, es un claro ejemplo.

Piensa qué decía o qué pensaba tu familia sobre tu sueño. Hazlo como si lo miraras desde fuera, como si fueras una periodista que está escribiendo una crónica al respecto.

–          ¿Qué hábitos y costumbres has ido adquiriendo a lo largo de tu vida que te alejan de tu meta?

Escribe aquellos hábitos que has adoptado desde la niñez y que están en el lado opuesto de tu meta deseada. Haz una lista con cada uno de ellos y después busca el hábito opuesto a él; es decir, cambia un hábito limitante por otro de poder.

–          ¿Qué pensamientos negativos tienes sobre tus posibilidades de lograrlo?

Escucha todo lo que dices de ti al respecto: “esto no es para mí”, “ya me gustaría, pero no sirvo para esto”, “¡Uf! ¡A mis años! ¡Imposible!” y un largo etcétera de pensamientos negativos que podría listar aquí.

De momento te dejo con estas preguntas. Piénsalas y respóndelas con calma, sin prisa. Luego observa las respuestas y cuestiona todas las creencias limitantes que te vayan apareciendo.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *