En el artículo anterior, titulado “Cómo puedes definir los objetivos para alcanzar tus metas”, te hablé de las 6 fases para preparar objetivos eficaces y escribí sobre la primera, la de cómo definir un objetivo en positivo. Hoy te voy a ofrecer 6 preguntas clave que te van a permitir formular tus objetivos en positivo. 


6 preguntas clave para definir objetivos en positivo.
Preguntas para llegar a concretar un objetivo en positivo.


1.- ¿Cuál es tu estado actual, aquello que no está bien en tu vida, o sea, tu problema?

Responde a continuación de la frase siguiente: “Mi problema es que yo…” Escribe todo lo que se te pase por la cabeza, hazlo sin prisa. Tómate el tiempo que necesites para describirlo.


2.- ¿Qué es aquello que quieres evitar, o, cuál es la negación de tu estado actual? 

Cuando nos ponemos en modo negación lo hacemos porque intentamos protegernos (de manera engañosa) de lo que es un problema para nosotras; al negarlo lo que ocurre es que no estamos aceptando algo en nuestra vida.

Observar y escribir en tu cuaderno qué es aquello que estás negando te permite, en un primer momento, adaptarte a la nueva situación a la que te lleva ese problema o, incluso, ese duelo; aunque en este caso y para que no se convierta en patológica, la negación debe durar poco tiempo. Estamos en modo negación de un problema cuando intentamos mirarlo cara a cara. 

Responde a esta pregunta a continuación de esta frase: “Deseo dejar o parar de…” y después escribes aquello que te estás negando respecto al estado actual.


3.- ¿Qué hay al otro lado de tu estado actual (o problema), o, cuál es su opuesto?

Esta pregunta tiene que ver con una de las leyes del Universo, la ley de polaridad que dice que “todo lo manifestado posee dos polos. Todo par tiene su opuesto. Los opuestos sólo difieren en grado”. Tenemos muchos ejemplos en nuestro día a día: luz-oscuridad, arriba-abajo, día-noche, frío-caliente, encendido-apagado… Así es que si estás en una situación negativa, esta tiene su lado positivo. Se trata de decidir enfocarte en empezar a ir hacia allí. Ese lado positivo es tu estado deseado y es opuesto a tu estado actual.

Responde la pregunta número 3 a continuación de esta frase: “Yo quiero llegar a…” escribe aquí tu estado deseado.


4.- ¿A quién conozco (personalmente o a través de lecturas o internet, no hace falta que sea alguien de tu entorno) que ha pasado del estado actual en el que me encuentro y ya ha llegado a su estado deseado?

Esto tiene que ver de manera directa con la técnica del modelaje de la que te hablé en el artículo “el modelaje: una excelente herramienta hacia tu éxito” y que te recomiendo que leas si es que no lo has hecho aún.

Una vez hayas elegido tu modelo a seguir, completa la frase: “Yo quiero ser o actuar igual que…” 

Esta pregunta te llevará más tiempo de preparación que las anteriores porque, para responderla, primero tienes que haber escogido un modelo a seguir y estudiar cómo logró llegar donde tú quieres estar. 


5.- A partir de las cualidades y conocimientos que tienes actualmente, planifica qué necesitas aprender y practicar para que puedas pasar de tu estado actual a tu estado deseado. Describe con el mayor número de detalles posible los conceptos y fechas en que vas a ir desarrollando estos nuevos conocimientos y estas nuevas prácticas.

Escribe una lista de todo lo que crees que necesitas aprender para realizar este camino de transformación. No realices, ahora, ningún tipo de filtro; solamente escribe sin pensar demasiado y como si se tratara de una lluvia de ideas.

Al día siguiente de haber escrito esta lista, es el momento para seleccionar. Clasifica lo que has escrito en la lista de más realizable en estos momentos a menos. Puedes poner un número de orden delante de cada concepto o puedes escribir una nueva lista, lo que tú prefieras.

Luego, enfócate en el número uno y describe lo más detalladamente posible qué decides hacer para conseguir realizarlo. Es imprescindible explicar bien los pasos a seguir y la fecha de consecución.

Ahora responde esta pregunta con la frase: “Yo decido aprender y/o practicar…” (recuerda la importancia que tiene que pongas fechas de realización).


6.-  Piensa y describe cómo te comportarás, cómo hablarás, qué estarás haciendo diferente a lo que haces ahora? ¿Qué nuevos hábitos tendrás en tu nuevo estado?

Para mí es la mejor parte de todas, es jugar al “como si ya”; yo juego con esta parte de la siguiente forma: me quedo en una habitación, apago la luz y pongo mi canción favorita (una que me aporta muy buenas vibraciones, elije tú la tuya) y entonces mientras suena la canción me imagino en esa situación deseada. Hablo con las personas que estarán allí, me veo vestida con la ropa de ese futuro ansiado, o sea, juego al “como si ya…” y me lo paso muy bien. Te lo recomiendo. Tómatelo como un juego y disfruta mucho de esta escenificación. 


Unas palabras finales.

Es muy importante que, cuando escribas tus objetivos, compruebes que sean realizables, alcanzables, factibles y automotivantes, porque estas cuatro características son las que nos indican que los objetivos están bien definidos.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *