“El hierro se oxida por el desuso, el agua pierde su pureza por estancamiento, y así, la inacción agota el vigor de la mente.”

Leonardo da Vinci

Más vale una pequeña acción diaria que quedarnos donde estamos.

Estos son los 4 pasos que te ayudarán a ponerte en acción:

1.- Define tus objetivos en pequeñas acciones diarias.

Una de las cosas que más nos impide ponernos en movimiento es pensar que tenemos que hacer un enorme trabajo, porque solo vemos la gran meta.

Dedicar una mañana o una tarde a escribir una meta diaria de pequeñas acciones a realizar, te facilitará que lleves a cabo tu proyecto por dos motivos principales:

Primero, porque cada día tendrás claridad de qué necesitas hacer.

Segundo, porque al ver que aquello que tienes definido hacer ese día es algo accesible para ti, y no te costará tanto ponerte a hacerlo.


2.- Define objetivos diarios alcanzables.

O dicho de otra manera: “no te pases”. Márcate tareas que puedas hacer. Lo grande lo alcanzarás gracias a estas pequeñas acciones diarias realizables.

Si defines objetivos demasiado grandes, lo más probable es que te agobies y no tengas motivación para hacerlos.


3.- Busca apoyo de otra persona.

Cuenta con la colaboración de alguien que te tienda una mano cada vez que lo necesites y te ayude a prosperar día a día.

Todas las personas necesitamos alguien que nos mentorice.


4.- Márcate un horario y respétalo.

Anota en tu agenda los días y las horas en que realizarás tus tareas definidas y respeta ese horario. Si un día no puedes hacer la actividad marcada, que sea por una causa justificada.

Escribe en tu agenda o, mejor aún, en tu diario el motivo por el que no la has realizado.

Recuerda que tienes un compromiso contigo y que tú eres la persona más importante de tu vida.


Rellena el formulario y cuéntame en qué te puedo ayudar. Recuerda que la primera sesión es gratuita.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *